Las Negras - Agua Amarga

Parque natural del Cabo de Gata

250m s.n.m. (La rellana de San Pedro)

3 de Marzo de 2019

Descargar itinerario aproximado aquí para verlo con Google Earth

 

La costa almeriense entre Las Negras y Agua Amarga está prácticamente deshabitada. Entre estos dos pueblines del parque natural de Cabo de Gata (también conocido como El Mayor Aparcamiento Gratuito de Autocaravanas de Europa) sólo hay dos asentamientos más o menos permanentes, uno de ellos en la Cala del Plomo y el otro -de aquella manera- en la Cala de San Pedro. No hay nada más: espartos y los doce kilómetros de senda.

Salida desde la playa de Las Negras, son casi las 10 de la mañana y el día no puede ser mejor.
A la vista el cerro que da nombre al pueblo:

Siguiendo la costumbre atajo para coger la pista. Hay vereda y me quito casi un kilómetro.

El pueblo de Las Negras. Ehhh... Sí, la playa es chunga. Pero chunga, chunga.
 

Carretera y manta. Desconozco quién y para qué hizo esta pista. No va a ningún sitio y su final lo usan las criaturas para dejar el coche y bajar a pata a la Cala de San Pedro.
 

El cerro de Los Lobos. A la izquierda la Punta de La Polacra y, a la derecha, un trozo de El Playazo. El monte bajo la cumbre del Cerro de Los Lobos es el Cerrico Romero.
 

Panorámica con la Cala de San Pedro a la izquierda. Se ve el islote de San Pedro, Punta Javana y la Rellana de San Pedro, a donde me va a tocar subir. Pincha la foto para verla a mayor tamaño)

 

La Cala: 
 

El castillo: 
 

Y la fuente. La única, hasta donde yo sé, de toda la comarca. Imagináos el valor que tiene. 
 

Acabo de llegar a la playa. Casualmente se celebraba un congreso de perroflautología. Desde 1987 o así. 
 

Vistazo hacia el Cerro de Los Lobos. A la derecha se puede apreciar el Playazo y afinando la vista el castillo de San Ramón. 
 

Ya lo creo que se ve el castillo:

Ea, vamos a negociar la Rellana de San Pedro. La cala vista desde el otro lado. En todos esos edificios vive gente: 
 

La vereda que me lleva a la Rellana de San Pedro, de unos 250 m s.n.m. Es el único repecho digno de ese nombre que me encontraré en todo el camino. Bueno, hay más pero los pillas bajando y eso no cuenta.
 

Hay muy buenas vistas desde la divisoria. Al fondo se ve Mesa Roldán, la ensenada de Agua Amarga y... la chimenea de la central térmica de Carboneras que, como todos sabemos, funciona con agua bendita y no perjudica al parque. Bueno, lo cierto es que lo único que produce es CO2, beneficioso para las plantas pues si no hubiera, palmarían. Abajo, a la derecha, Punta Chumba (si no pongo el nombre reviento):
 

No sé por qué llaman a esto "La Rellana". Menuda plantación de esparto, ya lo he dicho antes. (Pincha en la foto para verla a mayor tamaño) 
 

Cáspita, y yo quejándome de no ver a nadie. Éstos y otros tantos que les seguían probablemente vinieran de la Cala del Plomo. Yo no les pregunté nada. Ellos a mí tampoco. Al fondo se ve la ladera de levante de la Rellana, la vereda va por el filo.
 

Hablando de la Cala del Plomo, ésta es. A la izquierda se ve la vereda que va a Cala Enmedio:
 

Me acerco a la playa a hacer la foto. De las tres calas de este cuento, es la única a la que se puede llegar fácilmente con un turismo tras seis kilómetros de pista de tierra, por lo que es también un magnífico camping gratuito de -adivinen qué- autocaravanas. Es una playa de arena fina, a diferencia de casi todas las de Almería que conozco: 
 

El "Cortijo de Las Palmeras" en la Rambla del Plomo. En venta cuando escribo estas líneas, por si les interesa: 
 

Camino de Cala Enmedio. Ese edificio abandonado a medio construir o a medio reformar es el "Cortijo de la Cala  de Enmedio". Igual por eso está a medio hacer. Bueno, no será por eso, ya nos podemos figurar el porqué, no sé si se me entiende. El caso es que aquí puedes arrasar una hectárea (o diez) para poner un invernadero (cosa que me parece perfecta, la comida no cae del cielo) pero, misteriosamente, la hostelería está proscrita.
 

La Cala de Enmedio es, para mi gusto, la más espectacular de todo el parque. Más incluso que la de Mónsul. Falta en estas fotos una impresionante cueva semisumergida que hay tras esos peñones pero no me quería entretener. Sí, había medio millón de personas.
 

El otro lado de la cala. Lo dicho, espectacular. Parece ser que es posible llegar en coche. No sé por dónde o si hay alguna barrera por el camino. De todas formas desde la Cala del Plomo hasta aquí no hay ni dos kilómetros por la vereda y otro tanto o un poco más desde Agua Amarga. Este paseo se está acabando. 
 

Camino de Agua Amarga, el último vistazo a la cala: 
 

Eso que se ve al fondo no es un hito sino la chimenea de la térmica ésa  de la que hablábamos antes:
 

Agua Amarga. Al fondo Mesa Roldán. Afinando la vista se ven sobre el pueblo los restos del embarcadero del mineral de hierro que traían desde Lucainena de las Torres en un ferrocarril hecho ex-profeso y que ya no existe: 
 

Llegando a la civilización. Cerveza con tapa de tortilla de patatas, muy bien hecha por cierto (la tortilla, no la cerveza; bueno, ésa también estaba bien) y a casa. 
 

He de agradecer a mi señora que me llevara a Las Negras y tuviera la santa paciencia de esperarme en Agua Amarga. Para colmo las cervezas las pagó de su bolsillo. Os aguantáis porque no tiene hermanas.
 A página de inicio